sábado, 20 de febrero de 2010

amistad

No te agarres al pasado
deja la tristeza a un lado.
No abras la herida que ya está curada.
No evoques los dolores y antiguos pesares.

Lo que fué, ya pasó ...

De ahora en adelante,
pon tus fuerzas en edificar algo nuevo,
orientate hacia lo alto, camina mirando al frente,
no mires atrás.

Actua como el sol que sale cada día,
sin acordarse de la noche que se fué.

Anda, levántate ...
Qué la luz del sol está brillando!

Si no la ves, mírala en tú interior
o en unos ojos *afines*.
Un abrazo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡¡qué preciosidad de poesía!!.
ya de mañana leer esto y, por casualidad, enternece el corazón.
estaba buscando un blog de cocina y me encuentro con esto ¡¡tan hermoso!!.
suerte en tu vida, Esperanza.
un beso
Amalita

Puerros en conserva

En el huerto de mi cuñada Mariví este año de todo lo que plantó hubo abundancia. Así que además de congelar, ya listos para utilizar, lo...