jueves, 10 de octubre de 2013

Ruta Seimeira

Esta ruta comienza en el pueblo de Pumares, donde hay un área recreativa con aparcamiento. Nosotros la comenzamos desde la misma Santa Eulalia donde dejamos el coche aparcado en la plaza del ayuntamiento.Estaba un día estupendo y caminar bajo los árboles y junto al río Agüeira hace que pases unas horas olvidandote de todo lo que nos lleva a tener una vida todo el tiempo a carreras.
Ruta Lineal, PR AS- 116
Ida y vuelta unos 8 km.desde Pumares.
Está bien señalizada y el camino es bueno. Esta cuidada esta ruta.
Mirando de comenzar la ruta en Pumares,dejamos atrás este pueblo y llevamos el río Agüeira a nuestra izquierda, río truchero, vimos unas cuantas, pequeñitas...pero había truchas.
Hay un mazo abandonado. La mayor parte de esta ruta está limitado por paredes de piedra, todo ello lleno de musgo. Pasaremos por un pueblo abandonado llamado Ancadeira y llegamos al Valle del Desterrado, que tiene una leyenda, que nos cuenta lo siguiente:
Cuentan los mayores de aquí que hace muchos años habitaba en Santa Eulalia de Oscos, un señor para el que trabajaba un obediente criado.
Una tarde, regresaban de una jornada de caza y se dirigían a escuchar misa, pero se les hizo un poco tarde. El señor, que no quería perderse la celebración ordenó al muchacho que se adelantara galopando y diera orden al cura de retrasar la ceremonia para que le diera tiempo a llegar. Así hizo, dando fusta a su caballo llegó a la iglesia antes de iniciar la misa. Le dijo al curo que aguardase, que su amo estaba en camino, que no tardaría mucho en llegar y que tenía mucho interés en oír la misa. El párroco, viendo que ya estaba congregado todo el conejo, pese a las súplicas del joven se negó a retrasar la hora de inicio y comenzó la liturgia.
Cuando llegó el señor, ya estaban abandonando todos la iglesia, pidió explicaciones a su criado y después de oír su argumento, se enfureció de tal modo que le ordenó que matase al cura o que ahí mismo mandaría matarle a él. El criado viéndose tan acosado no vio otra solución que obedecer a su amo. Mató al cura con la esperanza de que no le prendieran, pero su mismo amo le delató. La pena que le correspondía al joven era morir en la horca.
Por aquellos tiempos, se daba la circunstancia de que todos los vecinos de Santa Eulalia excepto nuevo pertenecían a la nobleza. Una disposición real otorgaba el título de hidalguía a todos aquellos habitantes que fuesen autosuficientes, o lo que es lo mismo aquellos que no necesitaban trabajar para nadie, ni que necesitasen comerciar con nadie. Como quiera que en los Oscos casi todas las caserías producían todo aquello que necesitaban para vivir, a muchos de sus vecinos se les dio el título de hidalgos. Estos hidalgos no poseían riqueza y trabajaban de sol a sol para sobrevivir, pero tenían título.
Legado el día del ajusticiamiento se congregó casi todo el concejo. A la hora de levantar la horca, momo los nobles no podían ejercer de verdugos no había brazos suficientes capaces de elevarla. Hubo que cambiar la sentencia del criado y, librado de la ejecución se le desterró de por vida a sitio donde no oyera carro chirriar, gallo cantar ni campana sonar. Por aquel entonces poca gente se aventuraba a ir más allá de la aldea de Ancadeira y aquí lo confinaron. Desde entonces este valle se conoce con el nombre de Valle del Desterrado
.
Y...al poco nos encontramos con la cascada Seimeira de 30 metros de altura, me hizo recordar un paisaje, una zona del bosque por donde andaba Tarzán, faltaban las lianas. Llegamos a la base de la cascada y estabamos rodeados de paredes de roca muy altas. Precioso lugar.
Qué os recomiendo visitar y caminar...después os acercáis a Santa Eulalia y os comeis esa comida tan rica que tienen por esa zona...bueno, por todo Asturias occidental....con consistencia.

1 comentario:

Encarnita dijo...

Que suerte poder disfrutar de esas rutas ,y esos paisajes preciosos .besinos

Aguja en salsa con brócoli

La  aguja  ( Belone belone ) es una  especie  de  pez beloniforme  de la  familia   Belonidae , distribuida por aguas templadas del  o...