domingo, 25 de octubre de 2015

4°etapa:Salceda-Santiago CAMINO SANTIAGO

Y vamos con la cuarta y última etapa. Dice el mojón de Salceda que faltan 25,5km. creó que no está bien medfido y son más. Es la cuarta vez que subo al Monte do Gozó y cada vez se me hace más largo....que monotonía!!!. Y para remate esta etapa del día 11-10-2015 llueve, así que seguimos con la "" dichosa"" capa...me agobia.
Bueno, dejaré de quejarme porque ,en fin, hago el Camino porque ya soy adipta a él. Ver durante el resto del año pasar peregrinos y pensar: me voy de Camino!!!!.
Salimos empezando a clarear y paramos enseguida a desayunar. Me siguen llamando la atención los monumentos recuerdo de Guillermo Watt y de Myra Brennan, en donde algún que otro Peregrino deja un recuerdo. Al pasar por O Pedrouzo ya nos quedan unos veinte km. Como no foto obligada en el monolito esculpido con el bordón y la calabaza que nos anuncia la entrada al concejo de Santiago. Rodeamos las balizas del aeropuerto y en las rejas vemos infinidad de cruces hechas con palos de todos los tamaños. Caminando durante unos seis km terminamos por llegar al Monte do Gozó desde donde deberíamos ver los picos de la Catedral de Santiago, el día lluvioso y gris nos lo impide. 
Llegamos a la Capilla de San Marcos, pequeña, rectangular. Tiene la puerta orientada al este y no hacia el poniente como la mayoría de templos cristianos. Y tiene una explicación con una leyenda que relata:
*Tras pasar el riachuelo de Lavacolla, había que subir  la cuesta de A Reixadoira. Estaba subiendo un Peregrino San Marcos, que venía ver al Apóstol Santiago. A mitad de la cuesta lo alcanza otro Peregrino, joven y parlanchín, que trae una vara llena de sandalias gastadas. Como hablaba mucho dio por sentado que este joven conocía bien el Camino y entonces le pregunta:*como veo que sabes tanto, dime cuanto falta para llegar a Santiago*. Le contestó *mucho, pues yo vengó de Alemania y falta otro tanto, no ves cuantas sandalias llevó, pues tendré que gastar otras tantas ya que Santiago está al final de la tierra*
San Marcos, estaba agotado, se descorazonó, hizo una capilla, le puso la puerta al naciente y ya no anduvo la legua que le llevaría a Santiago.
En aquella época se designaba rey de la peregrinación al primero del grupo que desde el Monte del Gozó divisase Santiago. Fin de la leyenda.
Desde aquí llegar a Santiago es un paseo.
Esa tarde llegamos al Seminario Menor donde pasamos la noche. Visitar a Santiago lo dejamos para el día de la Hispanidad, día del Pilar...uno de mis nombres. 


No hay comentarios:

Puerros en conserva

En el huerto de mi cuñada Mariví este año de todo lo que plantó hubo abundancia. Así que además de congelar, ya listos para utilizar, lo...